Logo Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco Logo Euskadi.net
Inicio
Boletín Oficial del País Vasco

Publicado en el Boletín N. 2003045 - 04/03/2003 Sumario en formato Pdf
Página inicial de la disposición: 03362 Disposición en formato Pdf

Administración de Justicia

Juzgado de Primera Instancia N.º 1 de Eibar

EDICTO dimanante del juicio de cognición n.º 12/01.

Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de Eibar (Gipuzkoa).

Juicio: Juicio Cognición 12/01.

Parte demandante: Firsan Sociedad Anónima.

Parte demandada: Marcafix S.A.

Sobre: Juicio de Cognición.

En el juicio referenciado, se ha dictado la resolución cuyo texto literal es el siguiente:

Sentencia n.º 4/03

En Eibar, a dieciséis de enero de dos mil tres.

 

Vistos por mí, D.ª Ainhoa Sagardia Peñagaricano, Juez Sustituta del Juzgado de Primera Instancia n.º 1 de los de esta villa y su Partido, los presentes autos de Juicio de Cognición seguidos ante este Juzgado con el n.º 12 de 2001, a instancia de Firsan, S.A., contra Marcafix, S.A., declarada en rebeldía por su incomparecencia en el presente proceso, cuyos autos versan sobre reclamación de cantidad, y atendiendo a los siguientes

 

 

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.– Firsan, S.A., presentó demanda de Juicio de Cognición mediante escrito de fecha de 05/01/01, en la que tras exponer los hechos y fundamentos de derecho que entendía de aplicación terminaba solicitando que se dictase una sentencia que estimando la demanda condenara a Marcafix, S.A., al pago a la demandante de la cantidad de 455.539 PTA, más los intereses legales y costas.

Segundo.– Mediante Auto de 18/01/01, se admite a trámite la demanda interpuesta, dándose traslado de la misma a la parte demandada y acordándose el embargo preventivo de bienes para cubrir la cantidad necesaria.

Mediante Propuesta de Providencia de 04/12/02, se tuvo por precluído el trámite de contestación, señalándose para la celebración del juicio el día 16/12/02.

Tercero.– En el acto de la vista celebrada, la parte demandante se ratificó en su escrito de la demanda solicitando se dictase sentencia estimatoria de la demanda con la condena al pago de lo interesado. La demandada no compareció al acto del juicio a pesar de estar debidamente citados por lo que se le declaró en situación procesal de rebeldía.

Admitidos los documentos aportados, quedando los autos vistos para dictar la presente resolución.

Cuarto.– En la substanciación del presente proceso se han observado las prescripciones legales, de general y pertinente aplicación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.– La parte demandante en el presente procedimiento, ejercita la acción de responsabilidad contractual del artículo 1088 y ss. del Código Civil, derivado del impago de los distintos conceptos derivados del contrato de compraventa mercantil.

Segundo.– La demandada ha sido declarada en rebeldía, ya que no ha contestado a la demanda ni ha comparecido al acto del Juicio celebrado.

En el Proceso Civil, el demandado no tiene obligación de defenderse. La notificación de la demanda arroja sobre él la carga de comparecer, so riesgo de ser declarado en rebeldía, que consiste en la falta de comparecencia en el proceso después de haber sido citado en forma, de no poder hacer alegaciones, no poder esgrimir los hechos que proceden contra la pretensión del acto ni podré proponer pruebas, etc. Pero éste es el único perjuicio de carácter meramente negativo que puede seguirle de la no comparecencia, es decir, la preclusión de su principal oportunidad de defenderse.

La ausencia del demandado no supone que la demanda haya de ser estimada, de manera que el actor habrá de probar que su pretensión es fundada, es decir, que existen los hechos en los que la funda.

En el caso de que la prueba de los hechos no se lograre por el actor, el Juez desestimará la demanda, aunque el demandado no hubiere comparecido.

Tercero.– Respecto de la prueba practicada, solicita en primer lugar la actora el interrogatorio de las partes, señala el artículo 304 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que si la parte citada para el interrogatorio no compareciere al juicio, el tribunal podrá considerar reconocidos los hechos en que dicha parte hubiese intervenido personalmente y cuya fijación como ciertos le sea enteramente perjudicial, además de imponerle la multa a que se refiere el apartado cuarto del art. 292 de la presente Ley. Dicho precepto confiere al Juez la facultad de tener por confeso al litigante llamado a declarar que no compareciese a la segunda citación sin justa causa, pese al apercibimiento que se le haya hecho. Sin embargo, ésta facultad discrecional, que no arbitraria, está sometida -como el ejercicio mismo de la potestad jurisdiccional, en todas sus manifestaciones- a las exigencias de la lógica humana y al imperativo de su motivación, pues solo así se respeta el derecho del ciudadano a conocer el fundamento de las resoluciones judiciales, que es una consecuencia ineludible de la proscripción de la indefensión por el art. 24 de nuestra Constitución. Según la jurisprudencia, el valor que el artículo 1232 del Código Civil atribuye a la prueba de confesión judicial ni es superior al de los demás odios que enumera el artículo -1215 del mencionado código, ni en todo caso, sirve para, por sí solo, destruir las deducciones que el juzgador de instancia extrajo del conjunto de los elementos probatorios aportados al juicio, desarticulando su contenido y atribuyendo a uno de ellos fuerza preponderante (sentencias Tribunal Supremo 8 de noviembre 1986 y 15 de febrero de 1988).

Pues bien, aplicado al presente caso, debe tenerse por confeso a la demandante que habiendo sido citada en legal forma no ha comparecido, y ello no se deduce solamente de la prueba del interrogatorio, imposible de practicar por la incomparecencia de los ya citados demandados, sino y fundamentalmente por la prueba documental que aporta la actora junto con la demanda, en la que tal y como alega en su demanda, se basa su petición. Por lo tanto de la prueba documental aportada, de la necesidad de tener por confesos a la demandada y de lo previsto en los artículos 1088 y siguientes del Código Civil, debe estimarse la demanda, condenando a la demandada al pago de 455.539 PTA/2.737,84 euros más los intereses legales.

Cuarto.– En materia de costas procesales, y de conformidad con el Principio de vencimiento previsto en el artículo 523 LECn, procede imponerlas a la parte cuyas pretensiones hubieren sido totalmente desestimadas.

En atención a lo expuesto y a los preceptos de general y pertinente aplicación:

FALLO

Que estimando la demanda promovida por Firsan, S.A., frente a Marcafix, S.A., debo condenar y condeno a Marcafix, S.A., declarados en situación procesal de rebeldía, a satisfacer al demandante con la cantidad de 2.737,84 euros más los intereses legales y con expresa imposición a los demandados de las costas de la presente instancia.

Modo de impugnación: Mediante recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Gipuzkoa (art. 679 LECn).

El recurso se preparará por medio de escrito presentado en este juzgado en el plazo de cinco días hábiles contados desde el día siguiente de la notificación, limitado a citar la resolución apelada, manifestando la voluntad de recurrir, con expresión de los pronunciamientos que impugna.

Así por ésta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

Publicación.– Dada, leída y publicada fue la anterior Sentencia por el mismo Juez que la dictó, estando celebrando audiencia pública en el mismo día de su fecha, de lo que yo el Secretario doy fe.

En atención al desconocimiento del actual domicilio o residencia de la parte demandada, por providencia de fecha 31/01/03 el señor Juez, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 156.4 y 164 de la Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil, ha acordado la publicación del presente edicto en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma para llevar a efecto la diligencia de notificación de la sentencia.

En Eibar (Gipuzkoa), a treinta y uno de enero de dos mil tres.

EL/LA SECRETARIO JUDICIAL.